Las corrientes de agua tibia están erosionando los bordes de las barreras de hielo antárticas flotantes, provocando su separación del casquete polar continental y un eventual derretimiento, mecanismo descrito por científicos estadounidenses en un artículo publicado en la revista Sciente Advances.

El efecto, observado por los investigadores en imágenes captadas por el Espectro-radiómetro de Imágenes de Media Resolución de la NASA durante 15 años, se debe a que el agua tibia y menos salada es más líquida y tiende a flotar sobre el agua fría. Se concentra desde abajo en las partes delgadas de las mesetas, formando “ríos” en sus puntos más débiles.

Al mapear estos flujos, los científicos descubrieron que suelen aparecer en los bordes de las plataformas que limitan con el continente. Primero el agua corre por canales formados por la corriente glaciar desde la Antártida hacia el océano, pero con el tiempo la erosión causada por el movimiento del líquido expande los canales hasta alcanzar kilómetros de ancho y decenas de kilómetros de largo.

Como resultado, grandes barreras de hielo se separan de la masa glaciar del continente, se alejan del polo y se derriten en el océano.

Aunque el estudio se limita al casquete antártico, los procesos que documentó deben ocurrir también en Groenlandia, considera la investigadora. Asimismo, advierte que se intensificarían por el calentamiento global.

Los autores agregan que “en el futuro, las condiciones más cálidas pueden acrecentar la retirada de las plataformas de hielo y el aumento del nivel del mar a través de la formación y profundización de canales basales”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here