Una playa de Phuket situada junto al aeropuerto de esta isla ubicada en Tailandia, es hoy día una gran atracción turística, no solo por su belleza natural, sino porque  los visitantes buscan tomarse selfis con un avión en pleno vuelo y a pocos metros de altura. 

Deberán pensarlo 2 veces antes de sacarse la foto, ya que se arriesgan a ser imputados y enfrentar cargos penales incluso con pena de muerte, por distraer a los pilotos.

El The Phuket News explica que autoridades aeroportuarias anunciaron que cerrarán una sección de la playa,  ya que un accidente siempre está latente, no tanto por la toma de selfies por parte del turismo, sino porque esto puede distraer a los pilotos.

Wichit Kaewsaithiam, director adjunto del Aeropuerto Internacional de Phuket, advirtió a la gente que se aleje de la zona restringida, y que “se podrán tomar fotos desde la playa más alejada de la pista. De esta forma, la gente puede disfrutar de la playa sin comprometer la seguridad”.

Agregó que “cualquiera que no cumpla con este reglamento” podría afrontar cargos recogidos por la Ley de Aviación Aérea de 1978, entre los que se incluyen “la pena de muerte, cadena perpetua o una pena de prisión de 5 a 20 años”

Un turista sacándose selfies con el avión a pocos metros de su cabeza, es igual que peligroso para una tripulación que los drones y los láseres.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here