El presidente estadounidense, Donald Trump aseguró este lunes en Biarritz donde termina este lunes la cumbre del G7 que “China llamó la pasada noche a nuestros responsables comerciales y pidieron volver a la mesa, y esto es a su juicio, un acontecimiento muy positivo para todo el mundo en medio de la guerra de aranceles entre ambos países, misma que inicio el magnate norteamericano.

Trump, en el marco de la retórica de siempre, manifestó su respeto por el presidente chino, Xi Jinping, por dar el paso y señalar que “quieren un acuerdo” que ponga fin a esta guerra comercial entre ambas potencias, la cual lleva ya año y medio.

Según el mandatario, pasos como este muestran “por qué Xi es un gran líder”, ya que “comprende cómo funcionan las cosas”, y agregó que “empezaremos muy pronto” las conversaciones con Pekín y “veremos qué pasa”, insistiendo en que China quiere un acuerdo.

Las declaraciones se producen 3 días después de que Trump anunció aranceles de represalia contra China, luego de que Pekín hiciera lo propio contra productos estadounidenses por 75 mil millones de dólares. El norteamericano no solo amenazó con nuevos aranceles, sino que advirtió que podría invocar la Ley de Emergencia Nacional para ordenar a las empresas estadounidenses que operan en China abandonar sus actividades en ese país.

Desde el Ministerio chino del Exterior subrayan este lunes que se oponen al plan de Washington y reiteran que el país está listo para proteger sus intereses, además de que los conflictos entre ambas naciones deberían resolverse mediante el diálogo, agregan desde la Cancillería.

Un portavoz del país asiático, citado por la agencia Reuters señaló que desde su Gobierno se espera que Estados Unidos retorne al “camino de la racionalidad” y sugiere que el “desacoplamiento” actual no resolverá nada.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here