El Tribunal Supremo Federal de Brasil negó el arresto de la expresidenta Dilma Rousseff, como había solicitado la Policía Federal, en el marco de una investigación por el caso Lava Jato.

El magistrado Edson Fachin, encargado de los procesos relacionados con la Operación Lava Jato, negó la petición de detención que hizo la Policía para aprehender a Rousseff porque presuntamente podría entorpecer la investigación estando en libertad.

Las autoridades brasileñas llamaron a declarar a Rousseff por la investigación de un presunto soborno de unos 10 millones de dólares, entregado por el conglomerado brasileño de alimentación JBS a senadores del Partido del Movimiento Democrático Brasileño, durante la campaña electoral de 2014, en la que Dilma fue reelegida.

De inmediato, la oficina de prensa de Rousseff informó que la expresidenta acudió a declarar, pero no estaba enterada de la “absurda” solicitud de detención, a la que calificó de una “cortina de humo”.

El comunicado de la oficina de Rousseff agrega que “la expresidenta siempre ha colaborado con las investigaciones y nunca se ha negado a testificar ante el Tribunal Federal, en los casos en que se le pidió que hablara”, y puntualiza que la solicitud de detención “revela el esfuerzo intrascendente del ministro de Justicia, Sérgio Moro, para perseguir a los adversarios políticos”.

Dilma fue destituida mediante un juicio político impulsado por la oposición en mayo de 2016, y la expresidenta siempre ha sostenido que los partidos políticos provocaron el ‘impeachment’ sin poderle comprobar “delito de responsabilidad”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here