La embarcación Open Arms podrá entrar en aguas italianas sin consecuencias, luego de que la justicia italiana canceló la prohibición firmada por el ministro del Interior, Matteo Salvini, que impedía a la ONG española entrar en aguas territoriales del país porque considera que el barco “se encuentra en una situación de evidente dificultad” y las personas a bordo necesitan recibir asistencia urgente.

El Tribunal Administrativo Regional del Lacio explica que “la situación de gravedad y urgencia excepcionales” justifica que se permita desde este momento su entrada barco en aguas territoriales italianas “para que las personas rescatadas que lo necesiten reciban asistencia médica”.

El fundador de Open Arms, Óscar Camps, anunció que pedirá la evacuación inmediata “por motivos médicos” de esas personas, rescatadas en el Mediterráneo central, aunque no lo hará sin obtener antes el permiso de las autoridades italianas.

Aseguró que “buscamos la legalidad absoluta”, pues el buque tiene vía libre para transitar por aguas italianas, pero le sigue faltando que le asignen un puerto.

Ahora el barco va a buscar “abrigo” en la isla italiana de Lampedusa, a unas 30 millas, ante el empeoramiento de las condiciones meteorológicas y esperando que la solución para los 147 inmigrantes del Open Arms sea “de horas, no de días”, ha dicho Camps.

Además, al estrés y la ansiedad de las personas rescatadas luego de 13 días en el mar, se suma el mal parte meteorológico, que preveía vientos de 22 nudos y olas de dos metros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here