A 2 días del cierre del Parlamento británico producto del pedido del premier Boris Johnson a la reina Isabel II, el Tribunal de Apelaciones de Escocia determinó este miércoles que la decisión es ilegal.

De esta forma, los 3 jueces de dicho órgano revocaron así un fallo de la semana pasada que calificaba como legal la medida, misma que había sido apelada por un grupo de más de 70 legisladores.

El Parlamento fue cerrado el pasado lunes hasta el 17 de octubre, entre las protestas de la oposición, 2 semanas antes de que venza el plazo para que reino Unido haga efectiva su salida de la Unión Europea, con o sin acuerdo.

El Gobierno británico reaccionó de inmediato a la decisión del tribunal escocés, se dijo decepcionado por la resolución y anunció que la recurrirá ante el Tribunal Supremo.

El fallo no cambiará la situación del Parlamento, ya que la apelación será estudiada por el máximo tribunal el 17 de septiembre, y tampoco afecta la votación legislativa que ordena a Johnson solicitar una prórroga a la Unión Europea para negociar un brexit con acuerdo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here