Autoridades chinas ordenaron  el cierre de una sección de la Gran Muralla como medida para controlar la propagación del nuevo coronavirus que deja hasta el momento un saldo de al menos 25 muertos y más de 800 casos detectados.

La enfermedad ha llevado al país a cerrar una serie de puntos donde existe aglomeración de personas.

En  Pekíin, se han cancelado todas las ceremonias del Año Nuevo chino y los principales eventos públicos. La medida incluye las ferias que se llevan a cabo durante estas festividades e incluso los cines han suspendido sus estrenos.

El parque de diversiones Disneyland de Shanghái anunció el cierre temporal de sus puertas al público por precaución ante la propagación del nuevo coronavirus originado en Wuhan.  El cierre del parque se efectuará a partir del 25 de enero y no da fecha de reapertura.

“Continuaremos monitoreando cuidadosamente la situación y mantendremos contacto con el Gobierno local”, señala el comunicado del Shanghai Disneyland Park. Además, resalta que reembolsará el dinero a las personas que hayan comprado entradas o reservado habitaciones en el hotel de ese centro de diversiones.

Las autoridades de Pekín y Shangái instaron a las personas que viven en las áreas del brote a quedarse en casa durante 14 días.

La cadena de comida rápida McDonald’s suspendió sus servicios en 5 ciudades de la provincia de Hubei donde se encuentra el foco del brote del nuevo coronavirus 2019-nCoV.

China ha cerrado las entradas y salidas en al menos diez ciudades en la provincia central de Hubei para evitar la propagación del nuevo virus.

El transporte público de las ciudades de Wuhan, Ezhou, Xiantao, Zhijiang, Qianjiang y Huanggang, Chibi, Xianning, Huangshi y Enshi se encuentra suspendido hasta nuevo aviso.

Por otra parte, en la ciudad de Wuhan ha iniciado la rápida construcción de un hospital especial con capacidad de 1.000 camas para pacientes con coronavirus. Se prevé que el edificio se culmine el 3 de febrero, informan medios locales.

El Instituto de Microbiología de la Academia de Ciencias de China publicó las primeras imágenes del mortal coronavirus que se originó en la ciudad china de Wuhan.  Las imágenes fueron compartidas mientras las autoridades del país asiático establecen medidas extremas para lidiar con el brote del denominado 2019-nCoV.

Estudios recientes apuntan a murciélagos y a serpientes como posibles reservorios animales de este coronavirus que, según médicos chinos, ya habría mutado y, como pasa con cualquier otro virus, no tiene cura.

En Estados Unidos, el Departamento de Salud de Nueva Jersey investiga un posible caso de infección por el coronavirus originado en China en un paciente del Centro Médico de la Universidad de Hackensack, informan medios locales.

Hasta el momento no se ha realizado un diagnóstico definitivo del paciente, aunque como medida de precaución, “el hospital está siguiendo todos los protocolos de control de infecciones apropiados”, anunció el Departamento de Salud en un comunicado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here