La Asociación Internacional de Transporte Aéreo estima que la demanda de viajes en aerolíneas ha caído en más del 90 % en Europa y Estados Unidos desde el comienzo del brote de coronavirus, y señala que el impacto de la pandemia en el transporte aéreo se sentirá varios años.

A su juicio, el tráfico de pasajeros no volverá a recuperar el nivel anterior a la crisis hasta al menos 2023, o al menos así lo piensa Alexandre de Juniac, director general del organismo.

En declaraciones para la cadena norteamericana CNBC, explicó que “estamos pidiendo a los gobiernos que adopten un enfoque gradual para reiniciar la industria”, al tiempo que espera que los vuelos se puedan reanudar en verano dentro de Europa.

La recuperación será más lenta si se amplían las restricciones por cuarentena a los viajes, advierte la asociación, la cual mantiene contactos con los gobiernos para que no implementen medidas de cuarentena que obliguen a los viajeros a permanecer confinadas 2 semanas tras llegar a su destino, medida que De Juniac califica de “inútil” y subraya la importancia del turismo para muchos países europeos.

El dirigente de la IATA apunta que “buscamos abrir y expandir nuestro mercado interno para finales del segundo trimestre y abrir otros mercados regionales o continentales como Europa, América del Norte o la región Asia-Pacífico, para el tercer trimestre y el intercontinental en el otoño”.

Añade que es posible tener un avión lleno y sin riesgo de contaminación, siempre que se implementen “procesos de control y sanitarios para los pasajeros justo antes del vuelo”, como “solicitar que se tome la temperatura, la obligación de usar una máscara, limpiar y desinfectar la aeronave adecuadamente, limitar la distribución de alimentos a los preenvasados o limitar el equipaje de cabina a una pieza para evitar el amontonamiento de gente en los procesos de desembarque y embarque”

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here