El boxeador inglés Anthony Joshua tomó revancha de la derrota sufrida ante el mexicano Andy Ruiz Joshua el pasado 1 de junio en el Madison Square Garden de Nueva York y lo derrotó este sábado por decisión unánime en pelea realizada en Arabia Saudita.

Así, el inglés se quedó además con los campeonatos de peso Pesado de la Asociación Mundial de Boxeo, Federación Internacional de Boxeo y Organización Mundial de Boxeo.

Pelea poco emotiva la de este sábado, en comparación con lo explosivo que fue el combate de  Nueva York.

El europeo había perdido el título y lo invicto ante el méxico-norteamericano de manera sorprendente, y ésta vez tomó con absoluta seriedad el combate, efectuando un boxeo con mucha movilidad y uso constante del jab.  Su menor tonelaje en comparación con el físico del mexicano, le permitió mantener la movilidad suficiente para mantenerse casi siempre fuera del alcance de Ruiz, a quien su mayor peso le impidió asimismo meterse a la guardia del inglés.

Joshua se puso rápidamente al frente en las tarjetas de los jueces al cortar al mexicano, llevando a cabo una estrategia diferente a la que trazó cuando perdió al título ante el mexicano en Nueva York. de hecho, los primeros 3 rounds fueron para Anthony, ante un Andy Ruiz incapaz de descifrar el boxeo de su rival y con pocas oportunidades de conectar.

Ruiz empezó a soltar las manos en el cuarto asalto e hizo ver mal al británico que no cayó pero se fue desconcertado y emproblemado a su esquina aunque también se llevó el round gracias a que siguió manteniendo a distancia al azteca con el jab.

La misma tónica llevó el pleito en los round 5, 6, 7 hasta que en el octavo, Ruiz soltó más las manos y se llevó el asalto, en el que Joshua recibió los golpes que no había absorbido en los 6 primeros asaltos. lo mismo sucedió en el noveno en el que la movilidad del inglés comenzó a disminuir y empezó a colocarse al alcance de los guantes del mexicano.

Para el décimo, Joshua empezó a controlar al mexicano, que también empezó a resentir el ritmo de la pelea y fue así que se llevó el asalto con poco intercambio de golpes. La misma tónica se produjo en el round número 11.

La única alternativa para Andy Ruiz era buscar el nocaut en el asalto final, pero la pelea estaba perdida. La estrategia de Joshua de usar el jab para mantenerse lejos del alcance de Ruiz funcionó, soportó su físico los 12 asaltos, y recuperó los cinturones ante un mexicano inoperante.

Y ahora viene el negocio: seguramente se verán las caras por tercera ocasión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here