Estamos iniciando el año 2020 y junto con ello veremos, como cada año, los impuestos que nos van a imponer puesto que anualmente hay modificaciones a la legislación fiscal, y una de ellas que llamó mucho la atención de los consumidores que utilizan tarjeta de crédito fue la llamada “factura instantánea” que se refiere a la posibilidad que tienen las personas de vincular su tarjeta de crédito con el Registro Federal de Contribuyentes (RFC) que les corresponde.

Sin embargo, esta ha sido una cuestión que se ha malentendido, puesto que dicha fractura instantánea tiene como finalidad el hacer más sencilla la facturación para los consumidores y para los proveedores de servicios ya que que al momento de pagar con una tarjeta de crédito podría expedirse inmediatamente dicha factura sin necesidad de realizar un trámite posterior de facturación, como ocurre por ejemplo cuando carga una persona gasolina y le dan un ticket con el cual posteriormente tendrán que ingresar a la página de internet de la gasolinera y con ello realizar el trámite de la expedición de la factura correspondiente.

Pero en torno a esto se generó un mito esencialmente en las redes sociales, e incluso en algunas noticias se decía que se realizaría una fiscalización por medio de los egresos que se realizaran con los pagos por medio de tarjetas de crédito y que si los gastos realizados con dichas tarjetas de crédito eran superiores a los ingresos obtenidos entonces vendrían las multas emitidas por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y por la Secretaría de Hacienda, sin embargo el mismo SAT emitió un comunicado en el cual desmintió esta versión.

Pero más allá de que exista o no esta situación, siempre ha existido la posibilidad de que la autoridad hacendaria realice revisiones fiscales, auditorías y fiscalización de nuestros ingresos, mediante cruce de información, sin embargo todo ello debe de realizarse mediante órdenes de revisión que siguen un estricto procedimiento específico marcado en el propio Código Fiscal y también existe la posibilidad de que se revisen cuáles son los ingresos que tenemos en nuestras cuentas bancarias y los egresos que tenemos mediante tarjetas de crédito, incluso que se verifique cuales son los bienes de los que somos propietarios.

Ello no implica un terrorismo fiscal como falsamente se ha señalado, incluso cuando se mencionó en notas anteriores que se verificaría el congelamiento de cuentas bancarias a quienes no hayan pagado sus impuestos, esto es algo que también ha existido siempre en el Código Fiscal y que incluso en materia de Derecho Mercantil existe la figura jurídica del embargo que se realiza cuando se lleva a cabo un juicio basado en un pagaré o en un cheque sin fondos para tratar de cobrarle a quien lo expidió, y se permite llevar a cabo un embargo de bienes al inicio del procedimiento judicial para garantizar el pago del adeudo,.

De tal manera, el embargo precautorio de bienes y cuentas bancarias, existe no solamente en el derecho privado (entre particulares), sino también como una facultad que tiene la autoridad hacendaria para poder asegurar mediante la garantía, y aseguramiento de bienes, que sí de las fiscalizaciones o revisiones que se realicen, se percatan que se deben impuestos estos podrán ser cobrados de lo que previamente quedó embargado como mera garantía y que con ello no se queden sin pagar tales impuestos, lo cual no implica que nos encontremos ante un terrorismo fiscal sino en un estado de derecho que coercitivamente obliga a todos los contribuyentes a poner su granito de arena para reunir el gasto público.

Pague sus impuestos debidamente y evítese complicaciones con el fisco y del mismo modo que Usted pone su parte exija a los gobernantes que cumplan con sus labores y destinen correctamente esos impuestos.

E mail: juridicoexpress@hotmail.com

Tel. 46155816

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here