La situación en la frontera greco-turca de Kastaniés sigue siendo demasiado tensa días después de que Turquía abrió sus fronteras y canceló el acuerdo con la Unión Europea sobre migración.

 

Migrantes y refugiados tienen constantemente enfrentamientos con fuerzas de seguridad griegas, que respondieron con gases lacrimógenos, granadas aturdidoras y cañones de agua a las piedras y objetos incandescentes que les lanzan los migrantes.

 

De acuerdo con Naciones Unidas, cerca de 13 mil migrantes se mantienen del lado turco para entrar en territorio griego a la primera oportunidad que tengan, al tiempo que autoridades helénicas denuncian que guardias fronterizos turcos alientan y hasta ayudan a los migrantes a cruzar la valla.

 

Autoridades griegas reportan el arresto de casi un centenar de personas que lograron atravesar la valla, en su mayor parte afganos, pakistaníes, somalíes, y hasta 2 turcos.

 

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, anunció que este martes se desplazará a la zona, acompañado por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, quien al igual que jefes de Gobierno o presidentes europeos como el francés, Emmanuel Macron, han expresado su solidaridad con Grecia.

 

El gobierno en Atenas también solicitó ayuda adicional a la guardia fronteriza europea Frontex, en tanto que el periódico alemán Die Welt cita un informe de dicha guardia donde se asegura que será difícil detener la afluencia masiva de personas que se han dirigido a la frontera, incluso si las autoridades turcas decidieran volver a impedir el paso fronterizo a los migrantes

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here