Los planes de compañías como Uber para poner en marcha servicios de taxi aéreo de bajo vuelo en ciudades australianas podrían ser realidad en 5 años, según Peter Gibson, portavoz de la Autoridad de Seguridad de la Aviación Civil del país.

Citado por medios locales, Gibson apunta que “hay empresas, y estoy hablando de grandes compañías multinacionales, que invierten grandes sumas” en ello, y se trata de “centenares de millones, si no de miles de millones” de dólares.

Estas declaraciones ocurren luego del anuncio que hizo Uber de que estaba considerando incluir Melbourne o Sídney entre las urbes de lanzamiento para su proyecto de autos voladores Elevate.

Gibson reveló que esta compañía de transporte ya ha acudido a CASA para abordar temas regulatorios relacionados con el uso de taxis aéreos, y señaló que hay pocas barreras para la propuesta.

Agregó que Uber le dio a entender que el servicio, al menos inicialmente, involucraría a pilotos que podrían monitorear el vuelo del vehículo e intervenir si algo salía mal.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here