La atleta sudafricana Caster Semenya debe bajar los niveles de testosterona en su organismo si quiere seguir compitiendo, resolvió el Tribunal de Arbitraje Deportivo al rechazar la petición de la deportista de considerar normas y pruebas a las que se someten las atletas intersexuales como “discriminatorias, innecesarias, irrespetuosas y desproporcionadas”.

Así, el TAS admitió la normativa de la Federación Internacional de Atletismo que argumenta que la diferencia entre las categorías masculina y femenina es el nivel de testosterona, por lo que Semenya deberá medicarse a partir de ahora.

En un tuit, Semenyeva respondió a la decisión del TAS puntualizando que “a veces es mejor reaccionar con ninguna reacción”.

El exceso de testosterona en el cuerpo de una mujer, llevó a la Federación a elaborar un reglamento en 2018 para limitar la participación de deportistas intersexuales en pruebas desde los 400 metros a la milla.

El límite de testosterona para una atleta que quiera competir en categoría femenina son 10 nanomoles/litro de sangre.

El TAS acepta que la normativa es discriminatoria, pero que busca proteger al deporte femenino, una de las peticiones bajo las que se escudaban personalidades como Paula Radcliffe, que había pedido el veto a atletas como Semenya.

El tribunal agrega que “las normas son discriminatorias, pero la mayoría del tribunal considera que, en base a las pruebas presentadas, tal discriminación es un medio necesario, razonable y proporcionado para lograr el objetivo que persigue la Federación preservar la integridad del atletismo femenino en determinadas pruebas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here