La Coparmex de Tabasco condenó en un comunicado la revisión de temas legislativos sin revisión y sin escuchar las inquietudes de los sectores afectados, más aún, cuando pueden tener un impacto económico en las familias más pobres y una pérdida considerable de empleos.

Esto luego de que el Gobernador Adán Augusto López presentara ante el Congreso del Estado una iniciativa con el objeto de prohibir la venta de una serie de alimentos y bebidas a menores de 18 años en el Estado, además de imponer un impuesto adicional a la venta de bebidas energizantes y saborizadas, proyecto procesado en comisiones, y se prevé votar el lunes 17 sin considerar a los sectores afectados, ni el impacto que tendría en la sociedad tabasqueña.

La patronal local afirma que la decisión será de alto impacto económico a toda la cadena de valor de la industria agroalimentaria y afecta también productores artesanales hasta las tiendas de consumo.

Argumenta que afectará directamente el bolsillo de miles de tabasqueños, quienes no solo perderían una fuente de ingreso, sino que se les incrementan los impuestos en medio de una crisis sin precedentes, rompiendo el compromiso del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Más aún, los patrones prevén que esto comprometerá inversiones millonarias de reciente ejecución por compañías nacionales en Tabasco.

La iniciativa limita a su juicio, la venta de alimentos y bebidas no alcohólicas tan variados como frutas deshidratadas, lácteos, cárnicos, productos a base de cereal, entre otros, en cualquier tiendita, restaurante, taquería, supermercado, etc., condición que no sólo no resolverá el problema de sobrepeso y la obesidad, sino que incentiva el mercado informal e impactará negativamente a las familias de Tabasco, quienes dependen de su venta, distribución y comercialización. Siendo de esta manera más negativo el remedio que la enfermedad.

Dice Coparmex que los impuestos a bebidas saborizadas han probado su ineficacia a nivel federal al no servir para reducir el consumo ni para financiar programas de educación y salud. Por el contrario, afectaron a la castigada economía familiar y provocó el cierre de pequeños comercios a costa de aumentar las arcas gubernamentales de sexenios pasados.

Reconoce que el sobrepeso y la obesidad representan un problema de salud pública para México y aseguran los empresarios querer ser parte de la solución, para lo cual  consideran se requiere una estrategia coordinada y multisectorial, que incluya al gobierno, a la sociedad y a todos los sectores productivos.

Por todo ello, la Coparmex tabasqueña lama al Gobernador y al Congreso del Estado a detener la votación de esta ley prevista para 17 de agosto a las 11 de la mañana para escuchar posturas de los  sectores que serían afectados por la misma.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here