El debate previsto para este martes en torno al pedido de libertad del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien denunció una presunta “parcialidad” del exjuez y actual ministro de Justicia Sergio Moro, fue aplazado en forma indefinida por el máximo tribunal de Brasil

La suspensión se produjo en la segunda corte del Supremo Tribunal Federal, a pedido del juez Gilmar Mendes, quien solicitó retirar de la agenda el asunto porque a entender, había varios procesos antes de tocar el tema de Lula en la agenda y no había tiempo para abordarlo.

La jueza Carmen Lúcia, presidenta de la segunda corte, emitió una nota aclarando que ella no retiró el debate de la agenda.

El pedido de libertad del expresidente Lula entró en discusión en diciembre en el Supremo tribunal, pero fue interrumpido en abril a pedido de Mendes, que solicitó más tiempo para analizar el caso y emitir su voto. Esta vez, Mendes frenó de nueva cuenta el avance de la causa en la que Lula, de 73 años de edad, se declara inocente y denuncia una conspiración para evitar que la izquierda vuelva al poder.

Los seguidores del expresidente esperaban esa audiencia luego de que se dieran a conocer en días recientes supuestas filtraciones que confirmarían contactos entre Moro y los fiscales que presentaron las acusaciones por corrupción contra el exmandatario, detenido desde abril de 2018.

Lula fue condenado por Moro en 2017 a 9 años y medio de cárcel, por corrupción pasiva y lavado de dinero, sanción que fue reducida por un tribunal superior a ocho años y 10 meses.

Los abogados de Da Silva pidieron la anulación del juicio en diciembre pasado, después de que Moro aceptara ser ministro de Justicia del presidente Jair Bolsonaro.

El debate se retomó después de las supuestas filtraciones del portal The Intercept Brasil, según las cuales Moro habría tenido una coordinación con los fiscales de la investigación anticorrupción Lava Jato, que llevó a la prisión a Lula y a decenas de empresarios y políticos.

Tras las revelaciones de The Intercept Brasil, Moro defendió su imparcialidad como juez durante una larga sesión ante una comisión del Senado el miércoles pasado, y ministro denunció los supuestos diálogos divulgados por el medio de comunicación como un ataque “sensacionalista” y un “revanchismo” por su trabajo contra la corrupción. (Afp)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here