Del cielo a la tierra. Esto ha ocurrido con la medallista mexicana  María Guadalupe González, quien obtuvo la presea de plata en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro hace casi 3 años en 2016. Tocaba el cielo. 

Hoy, el aterrizaje es duro y forzoso, luego de que fue suspendida 4 años de toda competencia, informó la Unidad de Integridad de Atletismo en un comunicado. 

La marchista azteca dio positivo por la sustancia Trenbolone, esteroide anabólico,  en los análisis a que sometida en 2018

La agencia mundial de atletismo precisó que la suspensión esta decisión tiene vigencia desde el 16 de noviembre de 2018, y aunque es definitiva, no tiene relación con la medalla obtenida en Río. 

González ganó el segundo lugar en la categoría de caminata 20 kilómetros en Río y repitió el segundo puesto en el Mundial de atletismo de Londres en 2017. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here