La Unión Europea dio a conocer que suspendió la distribución de 10 millones de mascarillas provenientes de China entre sus estados miembros y Gran Bretaña luego de que 2 países señalaron la mala calidad de los lotes que recibieron.

“Hemos decidido suspender distribuciones futuras de las mascarillas”, dijo el portavoz de la comisión de salud Stefan De Keersmaecker y precisó que  “ya veremos qué medidas deberán ser tomadas si en verdad se trata de un problema de calidad con estos cubrebocas”.

Como parte de los esfuerzos para afrontar la crisis por el COVID-19, la rama ejecutiva de la Unión empezó este mes a entregar las mascarillas al personal de salud.

Luego de que un lote de 1,5 millones de cubrebocas fueron enviados a 17 de los 27 estados miembros y Gran Bretaña, el ministro de Salud de Polonia, Lukasz Szumowski, informó que 600 mil de las mascarillas recibidas por autoridades polacas no reunían los certificados europeos ni los estándares médicos necesarios  para la distribución.

De acuerdo con De Keersmaecker, otro estado miembro, Holanda, detectó problemas similares hasta ahora.

El lote completo de mascarillas fue comprado a un proveedor chino a través de un fondo de la UE. Estaba programada su distribución en entregas semanales a lo largo de 6 semanas

 De Keersmaecker agregó que la comisionada de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides, ha alertado a todos los países que de antemano recibieron las mascarillas sobre los riesgos y les pidió que ofrecieran comentarios respecto a la calidad de éstas.

“Es de la mayor importancia que el equipo de protección personal enviado por la Comisión sea de la más alta calidad”, declaró De Keersmaecker. “Eso resulta fundamental dado que el equipo es utilizado por ciudadanos y profesionales del sector salud”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here