El investigador del Instituto Politécnico Nacional, Francisco Javier Barrón Santos, exhortó a la población a verificar la calidad de los productos que se emplean en la desinfección del hogar para para reducir la propagación del coronavirus SARS-CoV-2, ya que en diversos medios, entre ellos redes sociales, se promueve la elaboración de “desinfectantes caseros” a base de sustancias que al mezclarse pueden generar daños a la salud, o se ofrecen productos fabricados sin los procesos o materias primas que garanticen su efectividad.

El profesor de la Maestría en Ciencias en Salud Ocupacional, Seguridad e Higiene, que se imparte en la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía, aclaró que ante la situación de emergencia que vivimos por el COVID-19 se deben extremar las medidas de higiene, por ello se recomienda la desinfección de espacios y superficies con la utilización de productos elegidos adecuadamente (verificar que el fabricante sea una empresa seria), así como aplicarlos de acuerdo con las instrucciones de las etiquetas para evitar daños a la salud.

Mencionó que por recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, un producto muy efectivo para desinfectar y seguro para la salud es el cloro, siempre y cuando se diluya apropiadamente (20 mililitros del producto comercial por cada litro de agua).

“Otros desinfectantes, sanitizantes son el alcohol etílico e isopropílico, compuestos cuaternarios de amonio y aldehídos (glutaraldehído).

Destacó que se debe tener cuidado con productos que se venden por internet, ya que muchas veces no se elaboran con agua de la calidad requerida para alcanzar la efectividad óptima.

También mencionó la importancia de no mezclar productos de limpieza con la creencia de que se pueden potenciar sus efectos desinfectantes. “Las personas suelen combinar el hipoclorito de sodio con múltiples productos, entre ellos con amoniaco, ambos producen la formación de cloraminas, las cuales pueden irritar los pulmones, causar tos o falta de aire, además se ha demostrado que son carcinógenas, específicamente en el hígado”, dijo.

Advirtió que al mezclar hipoclorito de sodio con alcohol se genera cloroformo, el cual puede producir un paro respiratorio, debido a que afecta el diafragma, e indicó que cuando se combina cloro con productos que contengan ácidos se puede generar cloro gaseoso, el cual es tóxico y genera irritación en la piel, ojos, nariz y membranas mucosas.

“Otra mezcla peligrosa es el peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) con vinagre (ácido acético), “esa combinación forma ácido peracético, sustancia corrosiva para los ojos, la piel y el tracto respiratorio”, apuntó.

Subrayó que previamente a la aplicación de los desinfectantes se debe limpiar profundamente con agua y jabón, ya que si se aplican en superficies sucias pierden su efectividad.

Barrón Santos recalcó que no se deben confundir los términos sanitización y desinfección, ya que sanitizar equivale a aplicar alguna sustancia que únicamente reduce el número de microorganismos a un nivel seguro, mientras que la desinfección consiste en eliminarlos completamente.

“La diferencia entre sanitizar y desinfectar es el tiempo de exposición. Para la sanitización el tiempo de contacto es entre 1 y 2 minutos, mientras que para la desinfección el tiempo de contacto varía de 5 a 15 minutos, dependiendo de los compuestos y concentraciones”, puntualizó.

El maestro Francisco Barrón explicó que se recomienda la desinfección diaria de pisos, picaportes, apagadores de la luz, superficies y objetos de uso común como controles de aparatos electrónicos, el teclado y mouse de la computadora, así como dispositivos móviles (celulares, tabletas y laptops), para los cuales hay productos específicos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here