Un reporte de sky News da cuenta de lo que le sucedió a un residente de la ciudad de inglesa de Crawley,  que adquirió en  230 libras un cuadro que pensó era una buena copia de una obra del español Pablo Picasso, y resultó medio año más tarde que su precio real podría ascender a 750 mil libras.

El afortunado se llama Philip Stapleton, de 51 años de edad y fanático de las antigüedades, quien se topó con la pintura en un sitio del Reino Unido conocido como ‘car boost’, en el que un particular vende mercancías que exhibe en la cajuela de su coche.

La pieza es similar a la obra llamada ‘Bañista sentada a la orilla del mar’, de 1930 y que le costó a Stapleton menos de 300 dólares. como notó la presencia de la frase ‘Colección Picasso’ sobre el cuadro, se cuestionó si no sería una obra genuina.

Seis meses más tarde, el hombre decidió comprobar su autenticidad y acudió a la casa de subastas Brighton and Hove Auction Rooms, para verificar la autenticidad de la obra, y  Rosie May, investigadora de fotografía y gerente general de la casa de subastas, dijo que no dudaba de la auten5ticidad del cuadro.

Según May, al principio tomó el cuadro por una copia, pero luego se quedó “intrigada” por la firma y la inscripción “Roland Penrose Estate” en su parte trasera, así como por otra inscripción, “A Roland”, escrita en lápiz.

La pintura saldrá a subasta el próximo mes y Stapleton, feliz de la vida por la obra que adquirió y por lo que le va a dejar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here