El director general de epidemiología, José Luis Alomía Zegarra, confirmó 11 nuevos casos de COVID-19 en México, lo que elevó la cifra a 93 pacientes infectados. En conferencia de prensa, señaló que 61 por ciento de los casos corresponden al sexo masculino y 39 por ciento a la población femenina.

De igual manera, agregó, que la mediana de edad de todos los casos es de 44 años, siendo 18 la presentación más joven y 80 la de mayor edad.

Alomía Zegarra destacó que hasta este martes también se han descartado 672 casos y 206 están bajo sospecha. Los resultados de estos últimos serán dados a conocer en las próximas 24 horas.

Mientras que de los 373 casos de contactos, 91 por ciento son asintomáticos y nueve por ciento ha manifestado síntomas. De ellos, sólo una pequeña cantidad (9 casos) han resultado positivos.

La Confederación Patronal de la República Mexicana urgió al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador y a las autoridades financieras, que informen de forma cotidiana, clara y transparente, respecto a las medidas concretas que llevarán a cabo para hacer frente a posibles efectos económicos del coronavirus COVID-19.

Dice en un comunicado que en una situación de contingencia y crisis sanitaria como la que enfrentamos, importa por igual el conjunto de medidas que se tomen, como la credibilidad del Gobierno que debe implementarlas, por lo que se necesita una vocería contundente y eficaz en las materias de salud pública y económica.

Para la patronal, son positivas pero insuficientes las medidas de mitigación tomadas por el Gobierno, consistentes en: Activar líneas de crédito para el sector productivo; Trabajar con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores en criterios contables para mantener líneas de crédito; y liquidar rápidamente adeudos con proveedores gubernamentales.

A su juicio, también son insuficientes los 3 mil 500 millones de pesos anunciados por Hugo López-Gatell Ramírez, Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud Federal, para la adquisición de equipo e insumos de diagnóstico, material de laboratorio, insumos de protección personal para pacientes y personal de salud, así como ventilación de soporte de vida, entre otros.

Advierte que todas las naciones están tomando fuertes y severas medidas, como restricciones a la movilidad, limitar ámbitos de actividad, y respuestas de los bancos centrales e instituciones para articular medidas de apoyo y soporte a la economía de sus respectivos países.

Coparmex pide a la Administración de López Obrador mayores estímulos fiscales para aminorar y contener el impacto negativo que pueda ocasionar la emergencia sanitaria a las finanzas nacionales, ya que la pandemia del coronavirus COVID-19, comienza a impactar la economía de los sectores productivos, con mayor énfasis en las PYMES (pequeñas y medianas empresas).

Reiteran al gobierno sus propuestas que podrían evitar la pérdida de empleos y activar nuestra economía, entre ellas, acelerar los procesos de devolución de impuestos, en particular del Impuesto al Valor Agregado, la suspensión temporal de pagos provisionales del ISR, particularmente en el sector aéreo, turismo, logística y transporte, la suspensión temporal de actos de fiscalización, y el establecimiento urgente de estímulos fiscales temporales al empleo e inversión

Asimismo, la suspensión temporal del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios a gasolinas y diésel, mejorar la disponibilidad de la financiación y acceso a créditos por parte de instituciones como Nacional Financiera o el Banco Nacional de Comercio Exterior

Añade la patronal que es momento de preservar lo esencial y eliminar o suspender temporalmente todo aquello que permita aliviar la pesada carga que deberemos enfrentar los mexicanos y sus empresas durante los próximos meses. Todos estamos llamados a hacer los sacrificios necesarios, por más difícil que resulte.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here