El fiscal general saudí, Saud al Muagab, dictó pena de muerte a 5 personas por el asesinato del periodista Yamal Khashoggi en 2018 en el consulado saudita en Estambul.

Se desconocen las identidades de las personas condenadas, y tampoco hay detalles sobre la legalidad de los procesos.  Asimismo, el fiscal añadió que hay 6 condenados más.

El periodista fue ultimado en 2018 cuando había acudido al consulado en esa población turca para tramitar unos papeles oficiales mientras su novia lo aguardaba afuera de la sede diplomática. ONG’s responsabilizaron del crimen a las más altas autoridades sauditas, quienes han negado cualquier participación en el asesinato.

El cuerpo de Khashoggi no apareció en virtud de que habría sido descuartizado y disuelto.

Estados Unidos reaccionó al dictamen y juzgó que constituye “un paso importante” que la justicia de Ryad condenara en primera instancia a muerte a 5 saudíes por el asesinato del periodista cometido el 2 de octubre de 2018, aunque pidió más transparencia a Riad. Los estadounidenses son socios y aliados de Arabia Saudita y por ello la reacción a las sentencias.

En cambio, organizaciones pro derechos humanos criticaron al tribunal por exonerar a los principales sospechosos. Saud al Qahtani, asesor del príncipe heredero Mohamed bin Salman, y Ahmed Asiri, así como el cónsul saudí en Estambul, exculpados porque no se encontraron pruebas en su contra.

Lynn Maalouf, portavoz para Oriente Medio de Amnistía Internacional, dijo en un comunicado que “el juicio ha estado cerrado al público y a observadores independientes”, y puntualizó que “este veredicto es un encubrimiento que no aporta ni justicia ni verdad para Jamal Khashoggi ni sus seres queridos”.

Por su parte, la relatora especial de la ONU para las Ejecuciones Extrajudiciales, Agnes Callamard, que investigó los hechos, tachó de “farsa” el juicio e indicó que los “acusados han declarado repetidamente que ellos obedecían órdenes”.

Callamard concluyó en junio pasado que el asesinato de Khashoggi “fue resultado de un plan elaborado” y “premeditado” bajo la supervisión de altos cargos de la monarquía saudí.

Por su parte, el secretario general de Reporteros Sin Fronteras, Christophe Deloire, criticó este lunes la sentencia y la opacidad del juicio en Arabia Saudita. pues el juicio “no ha respetado los estándares internacionales de la justicia”.

Turquía criticó la decisión del tribunal saudita, estimando que estaba “lejos” de hacer justicia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here