A 72 horas del estallido que llevó el luto y la muerte al poblado hidalguense de Tlahuelilpan, el presidente municipal, Juan Pedro Cruz Frías, informó que pidió al gobierno federal terreno para sepultar a las víctimas de la explosión e incendio cuando recolectaba gasolina de un ducto de Pemex.

Hasta esta noche de lunes son 91 los muertos cifra proporcionada por el gobernador de la entidad, Omar Fayad, y de acuerdo con el presidente municipal, el cementerio local es insuficiente.

Dijo que son muchos los muertos por el siniestro y que necesitarán más espacio para inhumarlos, aunque precisó que está por concretarse un acuerdo con los dueños de una superficie de tierra aledaña para ampliar el actual cementerio municipal.

Por ahora, se tiene conocimiento de 11 defunciones donde los fallecidos fueron plenamente identificados por sus parientes, pero se espera un número mayor en cuanto la Fiscalía de Hidalgo defina de quiénes son los cuerpos carbonizados que tiene en su poder.

El alcalde Cruz Frías mencionó que la única manera de detener el problema del “huachicoleo” en la localidad es promover el desarrollo económico y social, ya que se trata de una zona con rezagos que se han acumulado por muchos años, al tiempo que desafortunadamente, la gente por falta de oportunidades de educación y de trabajo se ve obligada a realizar acciones de ese tipo que atentan contra su vida.

Lamentó que en esta ocasión las redes sociales hayan funcionado para convocar a la gente a acudir al lugar donde ocurrió la fuga del hidrocarburo, lo que demuestra, que el mal uso de las redes sociales puede llevar a desenlaces como el ocurrido en este municipio.

Explicó que al recibir el reporte de la Jefatura de la Policía local, ordenó que los elementos acudieran donde ya se encontraba el Ejército tratando de resguardar el lugar, pero la gente no hacía caso a las advertencias sobre el peligro que corrían.

Cruz Frías manifestó que desde que llegó a la presidencia municipal ha reportado a Pemex un sinnúmero de tomas ilícitas, pero no sabe por qué no se hizo gran cosa para combatir este delito, en un poblado en el que, en los últimos 2 años se han registrado más tomas clandestinas, y se han tenido al menos 6 incendios en ellas

Detalló que el ayuntamiento cuenta con 40 policías para atender una población de 30 mil habitantes, de tal manera que son insuficientes como para cuidar los ductos de Pemex que se extienden por varios kilómetros del municipio. (con información de Notimex)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here