Al menos un muerto y 35 heridos dejaron violentos choques registrados el miércoles entre oficialistas y opositores en la ciudad de Cochabamba, en el centro de Bolivia, durante las protestas derivadas de la cuestionada reelección del presidente Evo Morales.

La víctima fue un joven de 20 años que pereció en un hospital de Cochabamba tras sufrir graves heridas durante los enfrentamientos, siendo este el tercer deceso producto de la ola de violencia que sacude al país desde el 20 de octubre. Al menos 35 personas se encuentran heridas, algunas de gravedad.

Seguidores y opositores del gobierno se enfrentaron con piedras, palos y petardos, e incluso estudiantes lanzaron cohetes con bazucas artesanales.

La alcaldía del poblado de Vinto en manos del gobernante Movimiento al Socialismo fue quemada por opositores y su alcaldesa, Patricia Arce, fue arrastrada por la calle, donde la rociaron pintura y la cortaron el pelo.

En Cochabamba, los sindicatos de campesinos, principalmente de mujeres, comenzaron temprano una marcha para restablecer la circulación de vehículos en vías bloqueadas desde hace días por opositores.

Otras protestas ocurrieron tanto en Santa Cruz como en Sucre.

Mientras tanto, el líder del Comité Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, consiguió llegar a La Paz y acudió a la sede de Gobierno para entregarle una carta de pedida de renuncia al presidente Evo Morales.

El opositor al régimen pudo llegar a La Paz en su segundo intento, después de que seguidores de Morales cercaran el aeropuerto e impidiesen que Camacho pudiera salir, teniendo que retornar a Santa Cruz el lunes.

Además, el Comité Nacional de Defensa de la Democracia presentó un informe con pruebas que, supuestamente, sustentarían las acusaciones de fraude en la reelección de Evo Morales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here