Luego de 4 días de la entrada en vigor de un toque de queda en Países Bajos para frenar los brotes de coronavirus, las protestas y actos de vandalismo por parte de los inconformes con la medida no cesan, y la policía informó que la cuarta noche transcurrió de manera más pacífica que las 3 noches previas, pero que aún así, arrestaron a 131 personas por alteración del orden público e incitación.

En un comunicado, la policía señaló que “la noche del martes fue más calmada alrededor del toque de queda que los días anteriores”, y que la mayoría de los sospechosos arrestados por incitar a la alteración del orden mediante redes sociales eran menores de 18 años.

Bélgica expresó sus temores de que esta ola de propuestas en el país vecino  se propaguen a su territorio, y de acuerdo con la ministra del interior, Annelies Verlinden, “las manifestaciones violentas que degeneraron en Holanda aparentemente han incitado a ciertas personas a llamar, también en nuestro país, a manifestaciones contra las medidas de salud”, dijo la oficina de la ministra del Interior.

Los disturbios en Países Bajos, derivados de un toque de queda que no se producía en el país desde la Segunda Guerra Mundial, ocurren en momentos en los que hay un gobierno interino tras la renuncia del primer ministro Mark Rutte debido a un escándalo de fraude con fondos del bienestar infantil.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here