A 3 meses de la llegada al poder de Andrés Manuel López Obrador, un reciente informe sobre el Estado de Derecho en el mundo le da la razón al presidente y su decisión de poner por delante en plan de gobierno el combate a la corrupción.

De 126 países evaluados por The World Justice Project en el Índice de Estado de Derecho 2019, México retrocedió 2 lugares y ocupa el sitio 99 de la lista, con un índice de 0,45, en donde 1 representa el mayor respeto por el Estado de Derecho.

En el plano regional, la vergüenza nacional lleva al país a ocupar el lugar 26 de 30 países evaluados, y entre los 8 factores que considera el índice, México tiene sus peores resultados en ausencia de corrupción, y en orden y seguridad.

El indicador evalúa la ausencia de corrupción en los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, así como en 2 instituciones de seguridad como son policías y militares. En estos rubros, México obtiene peores calificaciones que el promedio nacional, con 0,32 en el Ejecutivo; 0,34 en el Judicial, 034 en policías y militares, y 0,17 en el Legislativo.

Los índices son consistentes con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública del INEGI, que en 2017 reveló que 67,5% de la población de 18 años o más considera que los jueces son corruptos; 65,2% que la policía de su estado es corrupta; y el 27,6% que lo es el Ejército.

En 2017, el costo total a consecuencia de la corrupción en la realización de pagos, trámites o solicitudes de servicios públicos y otros contactos con autoridades fue de 7 mil 218 millones de pesos, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG).

En cuanto a orden y seguridad, México obtuvo índice de 0,44 en ausencia de crimen, mientras que en ausencia de conflicto civil, el país obtuvo 1, número similar al promedio de la región.

Aunque no enfrenta una guerra civil, México supera cada año al anterior en el número de homicidios dentro de la “guerra contra el narcotráfico”. En 2018, México registró 33 mil 341 homicidios dolosos y 861 feminicidios, la cifra de asesinatos más alta desde que comenzaron los registros en 1997.

Los otros factores en los que México salió peor calificado son en el acceso a la justicia civil y en justicia criminal (calidad de las investigaciones).

Luego de ganar la elección, López Obrador ante el Congreso  en su toma de posesión que llevaría a cabo “una transformación pacífica y ordenada, pero al mismo tiempo profunda y radical, porque se acabará con la corrupción y con la impunidad que impiden el renacimiento de México”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here