Lo que mal comienza mal acaba y el receptor de los Patriotas de Nueva Inglaterra, el ex Acerero Antonio Brown, no se mantuvo en el campeón de la NFL ni 2 semanas porque el equipo de Massachusets decidió separarlo en tanto no resuelva sus problemas legales.

Brown, quien salió de Pittsburgh por sus problemas con el pasador ben Rohetlisberger y fue contratado por los Raiders de Los Angeles, de donde salió indisciplinado para encallar en Nueva Inglaterra, tiene que aclarar acusaciones de abuso sexual por las que es investigado.

El receptor, uno de los mejores de los últimos años en la NFL, recién había firmado contrato de 18 millones de dólares por un año con los Patriotas, y solo jugó un partido, el del pasado fin de semana ante Miami.

Durante su conferencia de medios antes del partido de fin de semana, el coach Bill Belichick evitó hablar de más sobre el asunto y se limitó a confirmar  la separación de Brown del equipo. Señaló escuetamente que “comenté con Antonio Brown mi postura. Fui claro con él y es todo lo que voy a comentar al respecto. Si van a preguntar sobre cuestiones deportivas, adelante”.

Brown militó 9 temporadas con los Acereros en donde obtuvo 2 anillos de Supertazón

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here