El primer ministro del Líbano, Hassan Diab, ha anunciado la dimisión del Gobierno, que ha sido objeto de críticas por el mal manejo de una carga peligrosa en el puerto de Beirut, que motivó la potente explosión que causó más de 160 muertos y una amplia devastación en la zona.

“Hoy anuncio la renuncia de este Gobierno. Que Dios proteja al Líbano”, declaró en el marco de un discurso televisado y afirmó que la explosión se produjo como consecuencia de la “corrupción endémica”

Los políticos “deben sentirse avergonzados de sí mismos porque su corrupción es lo que llevó a este desastre, que había sido escondido durante 7 años”, reiteró, añadiendo que apoya las peticiones de que las personas responsables de “este crimen” sean llevadas a juicio.

“Damos un paso atrás para estar junto al pueblo, con el fin de emprender la lucha por el cambio con ellos. Queremos abrir la puerta al rescate nacional, al rescate en cuyo logro los libaneses participarán”, reiteró el gobernante.

Por otro lado, la ONU advierte que Líbano necesitará miles de millones de dólares y el apoyo de la comunidad internacional a largo plazo para recuperarse de la devastación de las explosiones y la crisis socioeconómica que ya vivía el país.

En un evento virtual dedicado a la emergencia en Beirut, el responsable de la ayuda humanitaria de la ONU señaló que la respuesta de emergencia ha sido “rápida y amplia”, pero añadió que la reconstrucción y superar la crisis requerirán miles de millones de dólares provenientes del sector público y privado.

“Las explosiones del martes tendrán repercusiones mucho más amplias de lo que vemos ahora frente a nosotros. Las instituciones financieras internacionales y la comunidad internacional deben unirse y empujar”, dijo Mark Lowcock. Ayudaremos mejor a la gente de Líbano con una respuesta colectiva. Estas explosiones arrasan con cualquier pretensión de que todo está bien en Líbano”

El Secretario General prometió que la ONU seguirá apoyando a Líbano “en todas las formas posibles”. Ahora, añadió, en un momento de “tristeza” y “frustración prolongada”, el enfado de los libaneses “es palpable” y “sus voces deben ser escuchadas”

“Es importante que una investigación creíble y transparente determine la causa de la explosión y conlleve la rendición de cuentas que demanda el pueblo libanés”, aseguró António Guterres.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here