Mientras que el baloncesto de la NBA, el fútbol de la MLS y el hockey de la NHL alcanzaron acuerdo para volver a jugar en el verano del coronavirus, el béisbol podría celebrar una minitemporada en medio del enfrentamiento entre dueños y peloteros.

Luego de la última propuesta de la Liga para tener temporada 2020 en donde el tema económico es objeto de tensiones, los peloteros consideran inútil continuar la negociación con las Grandes Ligas e indicaron que los dueños deberían ordenar de forma unilateral que se inaugure la temporada pospuesta por el coronavirus, lo que podría desatar largos litigios.

La decisión adoptada el sábado por el sindicato, podría derivar en una campaña de  50 juegos en vez de los 82 propuestos inicialmente por las mayores y los 162 de los que suele constar la temporada regular.

La Asociación de Jugadores de las Grandes Ligas podría responder interponiendo una queja que sería atendida por el juez de arbitraje Mark Irvings, bajo el argumento de que se adeuda una indemnización a los agremiados.

Los beisbolistas y la MLB llegaron el 26 de marzo a un acuerdo que contemplaba salarios prorrateados tras la paralización de labores por el brote de coronavirus. El acuerdo daba al comisionado Rob Manfred el derecho de comenzar la campaña en caso de que no hubiera restricciones a los viajes y se pudiera jugar con público en parques utilizados normalmente en la temporada regular.

Sin embargo, los jugadores insistieron en que no podían aceptar recortes salariales adicionales. Las Grandes Ligas presentaron 3 ofertas económicas, la última el viernes, y el sindicato hizo un par. Ambas partes siguen muy distanciadas sobre el monto que deben recibir los jugadores.

Originalmente se preveía que los jugadores percibieran 4 mil millones de dólares en salarios. Las mayores han ofrecido 1.270 millones garantizados y aumentar el total en 1.450 millones si se completa la postemporada. En tanto, los jugadores quieren 2.250 millones.

Los  peloteros se han mantenido firmes en un plan en el que se les pagará salarios prorrateados completos, mientras que los propietarios han tratado de recortar ese porcentaje

Los dueños deben decidir ahora si siguen adelante con un calendario recortado, quizá de 48 o 50 juegos. Una temporada regular de 50 compromisos, con salarios prorrateados, haría que éstos totalizaran 1.230 millones de dólares. El sindicato podría reclamar en ese caso unos 1.000 millones más intereses como indemnización, si el arbitraje  les da la razón.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here