El juego final de la copa Libertadores programado para este mes de noviembre en Santiago de Chile podría estar tambaleándose debido a la crisis social que no ha cesado en el país andino.

Por lo pronto, la Confederación Sudamericana de fútbol citó para este martes en su sede de Asunción a los dirigentes de River Plate de Argentina  y Flamengo del Brasil, además de los presidentes de las asociaciones de fútbol de ambos países para analizar las opciones.

La Conmebol envió la invitación en un tuit a los implicados para “revisar todos los aspectos de la organización de la Final Única”, lo que hace prever que la sede del partido cambie de sede y fecha. Sin embargo, hasta ahora la sede sigue siendo el Estadio Nacional de Santiago el 23 de noviembre.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera,  garantizó a través de la ministra de Deportes, Cecilia Pérez, la garantía ofrecida por su gobierno para la realización del partido a pesar del  estallido social que afecta desde hace 2 semanas al país andino, y que obligó al gobierno a suspender el Foro de Cooperación Asia Pacífico y la del clima COP-25, dos eventos internacionales que estaban previstos a realizarse entre noviembre y diciembre.

River defenderá su título continental luego de que el año pasado derrotó a Boca Juniors en juego celebrado en Madrid, luego de los disturbios generados por los hinchas rioplatenses en el juego de vuelta al atacar el autobús de Boca.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here