El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibió al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, para dar vuelta la página y cerrar filas en defensa del acuerdo comercial trilateral con México, a un año del conflicto protagonizado por ambos mandatarios tras la cumbre del G7 en Quebec.

En la Oficina Oval, Trump destacó el “gran” Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá sellado en noviembre pasado y aún no ratificado, y aseguró que “significa muchos puestos de trabajo para nuestro país, mucha riqueza para los tres países.

Resaltó que “esto nos lleva a una posición en la que no estamos compitiendo entre nosotros, estamos compitiendo contra el mundo”, a 2 años de que forzara la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, vigente desde 1994, por considerarlo injusto y perjudicial para los intereses estadounidenses.

El Senado de México ya ratificó el nuevo acuerdo, Canadá parece que no tendrá mayor problema en ello, y pero la ratificación enfrenta escollos en el Congreso de Estados Unidos, donde los demócratas adversarios de Trump, que controlan la Cámara baja, cuestionan disposiciones sobre la protección de los trabajadores y la resolución de controversias.

Trump, ya en campaña por la reelección en 2020, ha pedido a los legisladores que aprueben el T-MEC, y confió en que lo aprueben sin demora.

Luego de la amenaza de Trump de imponer aranceles a las importaciones de México por temas migratorios, el estadounidense aprovechó la cita con Trudeau para agradecer a su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, por sus esfuerzos para contener la llegada de indocumentados a la frontera sur de Estados Unidos.

“Han pasado muchas cosas muy positivas y el flujo se ha ralentizado sustancialmente. Tienen 6 mil efectivos mexicanos en su frontera sur y ha sido una tremenda diferencia”, dijo Trump.

Los dos gobernantes han tenido una relación difícil desde que Trump se fue antes de que finalizara el G7 organizado por Canadá el año pasado, sin firmar la declaración conjunta y llamando a Trudeau “débil”. Pero ahora, dijo que no preveía más guerras comerciales, siempre y cuando Canadá y México se atuvieran a las reglas sobre el “transbordo”, esto es, cuando un país disfraza las exportaciones de un producto al enviarlo a un mercado a través de un tercer país.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here