La cancillería rusa dijo este jueves que las consultas con Países Bajos y Australia sobre el derribo en 2014 del vuelo MH17 de Malaysia Airlines en el este de Ucrania, no buscan establecer la verdad, sino culpar a Rusia, y que por ello es imposible que  siga participando.

En un comunicado, explica que Rusia acordó en 2018 realizar consultas trilaterales que ayudaran a establecer, “las verdaderas razones detrás de la tragedia de 2014”, que se cobró la vida de 298 personas, sobre la base de hechos concretos

Como se recordará, el 17 de julio de 2014, un Boeing 777 de Malaysia Airlines con 298 personas a bordo fue derribado en Ucrania, región sumida en una guerra que todavía continúa y en donde habría grupos pro rusos participando.

La investigación en la que no se permitió la participación de Moscú, concluyó que el avión fue derribado por un misil ruso, y Moscú asegura que presentó pruebas de su inocencia que no fueron tomadas en cuenta por la investigación.

Desde su óptica, los Gobiernos de los otros 2 países al parecer, tenían otros objetivos, ya que querían que “Rusia se declarara culpable y pagara una compensación a los familiares de los fallecidos”.

El Ministerio señala que Rusia abogó por “una investigación completa, minuciosa e independiente” de la tragedia, mientras que Países Bajos “desde el primer día se adhirió a una única versión de lo sucedido”.

Países Bajos presentó hace unos meses, una demanda contra Rusia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en relación con el derribo del avión, y se han celebrado 3 rondas de consultas, pero las autoridades holandesas tomaron la decisión sin esperar resultados preliminares de las mismas, de acuerdo con la Cancillería rusa, por lo que provoca que las consultas trilaterales y la participación rusa en ellas “no tengan sentido”.

Desde que ocurrió la tragedia, Rusia habría pedido una investigación exhaustiva e imparcial.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here