Estados Unidos salió oficialmente este miércoles del Acuerdo climático de París, firmado hace ya 5 años por las naciones del mundo para evitar las consecuencias de calentamiento en la atmósfera.

La decisión tomada por el gobierno de Donald Trump, aisla aún más a Estados Unidos, aunque no afecta en lo inmediato las gestiones mundiales para frenar el calentamiento atmosférico.

Un total de 189 países siguen comprometidos con la meta del acuerdo de mantener el promedio en el aumento de las temperaturas planetarias por debajo de los 2 grados centígrados, y en lo posible no más de 1,5 grados centígrados, comparado con los niveles preindustriales.

Hay otros 6 países han firmado el pacto aunque no lo han ratificado.

Científicos estiman que todo aumento superior a los 2 grados centígrados tendría un efecto devastador sobre el planeta, ya que elevaría los niveles del mar, provocaría tormentas tropicales y desataría inundaciones y sequías.

El acuerdo de París estipula que cada país debe colocarse sus propias metas para la reducción de gases invernadero como el dióxido de carbono. Pero todas las naciones están obligadas a reportar sus resultados con veracidad.

Estados Unidos es el segundo país que más gases emite, después de China.

El candidato demócrata Joe Biden ha prometido regresar al pacto en caso de ser elegido presidente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here