El papa Francisco determinó que los fondos de la Secretaria de Estado Vaticano pasen manos de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica y sean controlados por el ministerio de Economía, a raíz de los escándalos derivados de la adquisición de un edificio en Londres que generó un gasto de más de 400 millones de euros en las finanzas de la Santa Sede.

La decisión papal se sabía desde el 25 de agosto pasado y se lo comunicó al Secretario de Estado, Pietro Parolin, en una carta dada a conocer apenas este 5 de noviembre, en donde indica que “es necesario salir lo antes posible, o al menos actuar de manera tal para que se eliminen todos los riesgos para la reputación” luego de las inversiones en Londres.

El Vaticano precisa que “el tema de la reunión fue promover la implementación de lo que el Santo Padre solicitó mediante carta al Secretario de Estado, fechada 25 de agosto de 2020, sobre la transferencia de la gestión administrativa de los fondos de la Secretaría de Estado a la administración del patrimonio de la Sede Apostólica y su control a la Secretaría de Economía”.

En el encuentro, el pontífice creó la “Comisión de paso y control”, que entra en funcionamiento con efecto inmediato, y está formada por el sustituto a la Secretaría de Estado, Edgar Peña Parra; el presidente del Administración del Patrimonio, Nunzio Galantino y el prefecto de la Secretaría de Economía, Antonio Guerrero Alves.

En la carta de agosto, el papa explica que tomó la decisión para que las actividades económicas continúen en una “línea más evangélica, transparente y eficaz”. Puntualiza que aunque la Secretaria de Estado es el dicasterio que más de cerca apoya la acción del papa, “no parece necesario ni apropiado que realice todas las funciones que ya están atribuidas a otros dicasterios”.

Así, Francisco estableció que los fondos que hasta ahora han sido administrados por la Secretaría de Estado se incorporen al presupuesto consolidado de la Santa Sede” salvo “en lo que se refiere a materias reservadas y sometidas al secreto, aprobadas por la Comisión para tal efecto.

 “La Secretaría de Estado no tendrá que administrar bienes”, añade el papa.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here