En noviembre, el homicidio bajó al semáforo amarillo con 2 mil 230 carpetas, ligeramente por debajo de la media histórica mensual, sin embargo, 2020 cerrará con una tasa muy similar al año pasado con 28 víctimas de homicidio por cada 100 mil habitantes, muy superior a la tasa mundial de 6 y el peor arranque de sexenio, por mucho.

De acuerdo con la ONG Semáforo Delictivo, 10 estados tienen incremento de homicidio en el año, destacando Zacatecas con 48%, Yucatán 46%, San Luis Potosí 38%, Sonora 26%, Guanajuato 24% y Michoacán con 23%. Los otros estados con incremento en el año son Hidalgo, Chihuahua, Querétaro y Campeche.

Para Santiago Roel, director del Semáforo Delictivo, “es más de lo mismo, es un tema que no se va a resolver mientras no le quitemos el dinero a las mafias del narcotráfico a través de la regulación de las drogas, pero una vez más, se pospone la decisión y en cambio, se sigue apostando por lo que no ha servido: la militarización del país”.

De acuerdo con el último reporte, extorsión y narcomenudeo se mantienen en rojo en noviembre, por encima de la media histórica. En el acumulado del año, la extorsión muestra una reducción de 9% y narcomenudeo, por el contrario, un incremento del 8%.

La buena noticia del año es que el secuestro y el robo de vehículos se mantienen en verde y muestran reducciones importantes en el acumulado: el secuestro ha bajado 37% y el robo de vehículo 23%.

Riel señala que “el incremento en narcomenudeo; sin embargo, nos habla de esta historia de fracaso en donde el Estado se distrae con un delito que no debería existir”, en lugar de dedicarse a lo importante como lo es la prevención y la atención de los verdaderos delitos”.

A su juicio, la guerra al mercado de las drogas con policías y cárcel es la política más estúpida que la humanidad ha generado y, aunque muchos países ya lo entendieron, México sigue apostando al fracaso.

Los delitos socio-familiares: violación, violencia familiar y feminicidio se mantienen en rojo en noviembre a pesar de la reducción estacional. Estos delitos suelen bajar en otoño e invierno, pero este año no han bajado lo suficiente como para ubicarse en verde o cuando menos, en amarillo.

“Es sumamente importante que los padres de familia estén atentos a dos cosas: al estrés adicional que el confinamiento ha generado y al incremento de riesgo de violación a los menores de edad por un pariente cercano, un vecino o un conocido.

Urgen campañas preventivas para reducir la violencia en casa, incluyendo la violación en contra de los menores de edad”, advirtió Santiago Roel, “y un estado de alerta de las autoridades para proteger a las mujeres en riesgo y evitar el feminicidio”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here