Mientras la pandemia de coronavirus sigue acelerando en la región y se acerca a los 4 millones de casos y los 204 mil muertos, la Organización Panamericana de la salud recordó que América Latina es un área de complejidades donde la situación varía entre naciones e incluso dentro de ellas mismas.

De acuerdo con Clarissa Etienne, titular de la OPS, durante su conferencia semanal sobre la situación de la enfermedad en la región, un ejemplo de esta situación es Estados Unidos donde el número de casos y muertes bajó en algunas de las zonas más afectadas como el estado de Nueva York, pero que aumenta en Florida y Texas.

Etienne comentó que “los Estados Unidos representan 54% de todos los casos en la región de las Américas, Brasil el 23% de todos los casos y el 21% de todas las muertes, y no vemos que se produzca una desaceleración en los contagios”.

Destacó que, pese a que los informes de la Organización Panamericana de la Salud indican que la mayoría de los contagios se producen en grandes ciudades, los últimos datos indican una tendencia de propagación en zonas fronterizas.

Reiteró su preocupación por la frontera entre Haití y la República Dominicana, explicó la existencia de un nuevo pico de propagación en la zona norte de Costa Rica fronteriza con Nicaragua y que en Guayana Francesa se pasó de 140 casos a 1326 en un mes, coincidiendo con un aumento de contagios en el Estado vecino de Amapá en Brasil.

La máxima responsable de la Organización recordó que muchas de estas zonas alojaban poblaciones vulnerables antes del inicio de la pandemia, entre ellos poblaciones indígenas, comunidades de zonas remotas y migrantes. La mayoría de estas áreas carecen de las infraestructuras de salud necesarias con pocos hospitales y de capacidad limitada.

Etienne pidió la colaboración entre países para reforzar la respuesta sanitaria tanto dentro de sus territorios como de un modo transfronterizo y para ello recomendó una serie de medidas “para afianzar la COVID-19 a lo largo de sus fronteras”:

Reforzar los servicios de atención primaria y de salud en las zonas fronterizas.  planifica  servicios tomando en cuenta las comunidades locales y poblaciones transeúntes, compartir información de manera transfronteriza, sistemas de vigilancia aumentando la capacidad de realizar pruebas en sitios remotos,  y tener en cuenta las barreras culturales.

El doctor Cito Ugarte, director de emergencias en Salud, explicó que en  la frontera de Estados Unidos a México “se ha detectado un flujo permanente de retornados” y que se aplicaron “los protocolos de prevención, detección y manejo de casos”, a la vez que destacó la dificultad para ponerlos en marcha por la falta de personal capacitado.

“Aunque hay mucha información no confirmada de un incremento de casos positivos de COVID-19 de las personas que llegan a México desde la frontera norte se necesita muchísima información. (OPS)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here