Cuando se esperaba que la Ciudad de México entrará al semáforo rojo en la escala epidemiológica por coronavirus, la Jefa de Gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, determinó mantener a la urbe en naranja al límite.

La decisión se toma pese a que ya son varios días los que registra la capital con una ocupación hospitalaria por encima de la prevista antes de regresar al rojo.

En cambio, Sheinbaum retomó las recomendaciones hechas esta mañana por el Presidente de la República respecto a la pandemia y la temporada de celebraciones de fin de año que van desde el 12 de diciembre hasta el 6 de enero.

Asimismo, dió cuenta de otras medidas para la capital desde el lunes venidero, y lo principal es quedarse en casa y mantener la higiene aplicada desde el inicio de la pandemia, como son uso de gel y lavado de manos.

También se reducirá al mínimo el trabajo de oficinas en el gobierno de la capital, fortalecer el trabajo en casa, una campaña de comunicación, fortalecimiento de medidas sanitarias y llamado a las empresas para cumplirlas.

Más aún, aplicar filtros en el centro histórico, central de abastos, tiendas, tianguis, centros comerciales que lo requieran, y el Metro.

Otras medidas a aplicar desde el lunes son fortalecer el trabajo territorial en las 200 colonias prioritarias, un incremento en las pruebas para aislar casos positivos, y aumentar la capacidad hospitalaria.

La recomendación es salir solo lo necesario y en espacios abiertos, además de no hacer o asistir a reuniones o fiestas en tiempo de posadas.

Sheinbaum también informo que se ampliará el uso del código QR en buena parte de los negocios en la ciudad de México como son gimnasios, restaurantes, casinos, mercados, cines, teatros, centros comerciales, estéticas, librerías y museos, por citar algunos.

Añadió que se implementará el código QR en el transporte público que tiene el gobierno, como es el Metro, trolebuses y RTP, en unos días.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here