Un número importante de manifestantes se movilizaron este sábado en Beirut en demanda de la renuncia de sus autoridades, hartos de la corrupción de la clase gobernante cuyo último episodio habría sido la explosión del pasado martes en el puerto de Beirut.

La movilización frente al Parlamento derivó en choques con la policía, que usó bombas de gas y lacrimógenos para intentar dispersas a los inconformes que lanzaron piedras a los uniformados..

Muchos libaneses señalan al Gobierno y a los políticos como causantes de la crisis económica y sanitaria en las que está sumido el país.

La explosión de 2 mil 750 toneladas de nitrato ni amonio almacenados en el puerto de Beirut deja hasta ahora un saldo de más de 150 muertes, al menos 60 desaparecidos y miles de heriddos.

Se estima que un cuarto de millón de personas perdieron su vivienda y un sector importante de la ciudad quedó destruido.

Los manifestantes tomaron en un momento dado el Ministerio de Exteriores, quemaeon un retrato del presidente del país, Michel Aoun y también se manifestaron en otros ministerios.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here