Autoridades japonesas fijan este martes en 67 el número de muertos como consecuencia del paso de Hagibis, considerado por los expertos como el tifón más potente que registra Japón en las últimas décadas

Equipos de rescate siguen trabajando entre el barro y escombro para localizar a los desaparecidos, al tiempo que faltan servicios básicos como los de agua y luz en miles de hogares afectados por el paso del meteoro.

Hagibis tocó tierra nipona la noche del sábado trayendo consigo rachas de casi 200 km/h, y lluvias muy intensas que afectaron a 36 de los 47 departamentos del país y provocaron deslizamiento de tierras y el desbordamiento de 176 ríos.

El canal público de televisión NHK afirma que al menos 15 personas siguen desaparecidas, al tiempo que el número de heridos se estima en más de 200.

Miles de personas fueron ubicadas en refugios de forma provisional, y más de 75 mil viviendas no tienen electricidad, así como 135 mil que carecen de agua potable tras el paso del tifón por el centro y este del país.

“Quedan muchas personas desaparecidas”, dijo el primer ministro japonés Shinzo Abe, en una reunión de emergencia, y precisó que “los equipos hacen cuanto pueden para buscarlas e intentar salvarlas, y trabajan día y noche”. Más de 100 mil socorristas incluyendo soldados, trabajan en  las zonas más afectadas, y los meteorólogos japoneses prevén nuevas precipitaciones, con el peligro consiguiente de corrimientos de tierra e inundaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here