Una mujer se desmayó de dolor cuando fue azotada en público junto a 5 personas en la región indonesia de Banda Aceh, acusadas de realizar demostraciones públicas de afecto con su pareja.

Esta acción es castigada por la ley islámica que impera en esta región del país asiático.

El castigo consistió en hasta 22 azotes para cada uno usando un bastón de ratán. Antes de ser sometidos a la humillación pública, los condenados fueron encarcelados durante varios meses.

Grupos de derechos humanos criticaron el acto de violencia y hasta el presidente de Indonesia, Joko Widodo, expresó que este tipo de prácticas deberían terminar.

A pesar de las críticas, los azotes públicos gozan de amplio apoyo entre los habitantes de la provincia de Aceh, donde el 98% de la población es musulmana. Entre ellos, el alcalde de Banda Aceh, Animulla Usman, quien los justificó diciendo que tienen como objetivo “hacer que se arrepientan” los infractores.

Además, según afirmó, los castigos públicos no deben de asustar a los turístas: “Los visitantes no tienen que tener miedo de venir a Banda Aceh, porque no serán azotados si no violan la ley”

foto   archivo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here