El secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, afirmó que el Acuerdo Educativo Nacional y la Nueva Escuela Mexicana son procesos que se construyen de manera colectiva y democrática, en los que los docentes participan de manera decisiva y siempre se tendrá el interés de escucharlos, para construir juntos una educación pública en la que se enseñe a pensar y sentir.

Durante su participación en el Diálogo Colaborativo con Supervisoras y Supervisores Técnicos Escolares del estado de Puebla, Moctezuma Barragán dijo que también se debe educar la mente y el corazón de la infancia y la juventud mexicanas.

Al referirse a los hechos lamentables de Torreón, Coahuila, dijo que se debe poner fin al deterioro social, por lo que consideró que es en el sector educativo donde se puede generar una cultura de la paz. Por ello, el Acuerdo Educativo Nacional hace corresponsables a los padres de familia en la educación de sus hijas e hijos, ya que no sólo le corresponde a maestras y maestros.

Señaló que, como parte del Acuerdo Educativo Nacional, se modificó el Artículo Tercero Constitucional para incluir un enfoque integral, por lo que se enseñan matemáticas, pero también arte; lectoescritura, pero también música; ciencias, pero también deporte escolar; habilidades socioemocionales y cultura de paz, y respeto al medio ambiente.

Se trata dijo, de formar personas con fuertes capacidades académicas, de excelencia, que sean profesionales competentes, pero también que sean buenos ciudadanos, buenos padres y madres de familia, buenos compañeros de trabajo, buenos mexicanos.

Reiteró que habrá nuevos contenidos en el ciclo escolar 2020-2021, con la inclusión del civismo y la ética en los planes y programas de estudio, en los libros de texto gratuito para lograr una nueva moral social. En ellos, aparece la cultura de paz, la vida sin adicciones y la cultura de legalidad.

A las supervisoras y supervisores, Moctezuma Barragán los invitó a buscar juntos la integración familiar; fortalecer los lazos de protección que pueden tener las niñas, niños, adolescentes y jóvenes en su propio hogar, y que haya una mejor relación entre escuela y comunidad.

Dijo que las supervisoras y supervisores desempeñan un papel fundamental en la cimentación de la Nueva Escuela Mexicana, por lo que ésta se construye escuchándolos, porque como señaló el Presidente Andrés Manuel López Obrador, no puede haber una reforma educativa sin escuchar a las maestras y maestros.

Agregó que la Nueva Escuela Mexicana es un concepto y una realidad en proceso de construcción democrática, pero ya cuenta con bases y fines definidos muy claros en la Constitución por las modificaciones al Artículo Tercero y las Leyes Secundarias y en las estrategias nacionales.

Los asistentes al diálogo externaron que buscan ofrecer educación de excelencia. Consideraron que la Nueva Escuela Mexicana la construyen todos y agradecieron que la SEP los apoye con capacitación continua y pertinente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here