Rodolfo Guzmán Huerta, conocido mundialmente como “El Santo” nació el 23 de septiembre de 1917 en Tulancingo y este 5 de febrero cumple 35 años de fallecido. murió en 1984. 

Rodolfo llegó a la capital del país en los años 20, a poco de concluido el conflicto armado, viviendo con su familia en el Centro de la Ciudad de México. Practicó béisbol y fútbol americano, pero se inclinó por la lucha. ​

En los primeros años de la década de los 30, Guzmán Huerta trabajó como obrero y aprendió lucha libre junto a sus hermanos Miguel y Jesús en el Casino de la Policía. se estima que comenzó su carrera de lucha en la Arena Peralvillo Cozumel el 28 de abril de 1934 o en el Deportivo Islas de la colonia Guerrero de la ciudad de México en 1935, como Rodolfo Guzmán.ː

En la segunda mitad de la década de 1930 se estableció como luchador, usando los nombres de: Rudy Guzmán, El Hombre Rojo, El enmascarado, El Incógnito, El Demonio Negro, El Murciélago Enmascarado II. Cabe señalar que Bobby Arreola había desenmascarado a Rodolfo Guzmán cuando empleaba el nombre de Murciélago II.

En 1942 su entrenador, Jesús Lomelí, reunía un equipo de luchadores con vestimentas plateadas, e invitó a Rodolfo, sugiriéndole como nombres: El Santo, El Diablo, o El Ángel, y Rodolfo eligió el primero. El 26 de abril luchó en La Arena México por primera vez como Santo y combatía en el bando de los Rudos:  posteriormente se cambió al bando técnico, desarrollando su propio estilo, que lo  hizo muy popular.

En 1952, el artista y editor José Guadalupe Cruz comenzó a publicar la historieta Santo, el Enmascarado de Plata, convirtiéndolo en el primer personaje luchador de la historieta mexicana. La historieta se publicó hasta los años 80.

A fines de los 50 Fernando Osés, luchador y actor, invitó al santo a trabajar en películas sin abandonar la lucha libre. Osés y Enrique Zambrano escribieron libretos para las 2 primeras películas de Santo, Santo contra el Cerebro del Mal y Santo contra los Hombres Infernales, ambas estrenadas en 1958, y dirigidas por Joselito Rodríguez.

Pese a sus bajos presupuestos tuvieron gran aceptación  en México y se convirtieron en éxitos de taquilla, abriendo camino para más películas de Santo, siempre con argumentos donde actuaba como superhéroe luchando contra criaturas sobrenaturales, científicos locos o el crimen organizado.

En ciertos círculos de Europa las películas del Santo fueron consideradas verdaderas “joyas” de un supuesto “cine surrealista mexicano”, junto con las películas del célebre actor y director Juan Orol; pues suponen que la ingenuidad y el extremo descuido con que son facturadas son algo totalmente intencional.

Nuestro personaje es uno de los luchadores más famosos de México, pisó durante 4 décadas cualquier cantidad de arenas de lucha y nunca fue desenmascarado hasta su retiro en 1982.

Desde los años 50 en México era un héroe popular y un símbolo de la justicia.

El 5 de febrero de 1984, Rodolfo murió de un infarto de miocardio después de una actuación en el Teatro Blanquita. Algunos años antes había sufrido uno mientras se desarrollaba una lucha en contra de los Misioneros de la Muerte. Fue sepultado en Mausoleos del Ángel ante 10 mil personas que fueron a despedirlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here