La Cumbre del cambio climático bautizada como COP 25 que se desarrolla desde el 2 de este mes de diciembre en Madrid, se mantiene en el limbo la mañana del sábado y la falta de acuerdos que respalden los asistentes para hacer frente a la crisis del clima, puede derivar en el fracaso del cónclave o bien un acuerdo que no verá la sociedad mundial con beneplácito.

La Conferencia debió concluir este viernes, pero persisten diferencias entre los participantes y el cierre de la Cumbre se pospuso hasta que termine la sesión del día 14.

A primera hora de hoy se reanudó el plenario en el que la Presidencia chilena de la COP25 hará balance de la cumbre y se estima que al filo del mediodía inicia la sesión de clausura, si no hay más divergencias que impidan un acuerdo definitivo.

Las diferencias tienen que ver con temas torales de la negociación como el artículo 6 del Acuerdo de París de 2015, que regula los mercados de carbono, una de las principales herramientas de los gobiernos para reducir las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

A 4 años de la firma del Acuerdo de París, la ciencia elevó la alerta que supone el calentamiento, y los primeros efectos empezaron a manifestarse con fenómenos climáticos extremos y millones de personas en el mundo hicieron suya la problemática, saliendo a la calle para reclamar acciones rápidas.

El entusiasmo con el que se suscribió el Acuerdo de París para limitar el cambio climático a menos de + 2 ºC e idealmente a + 1,5 ºC parece desvanecerse, a la par con un retroceso del multilateralismo y el repliegue nacionalista en el mundo.

Unos 200 países deben mostrar su compromiso para elevar sus metas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero para alcanzar la seguridad climática del + 1,5 ºC. (Afp/Efe/agencias)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here