Bomberos australianos siguen batallando en las colinas de la ciudad de Adelaida, ubicada en el sur del país, para contener los severos incendios forestales que llevan ya semanas azotando territorio australiano, lucha en la que el reloj corre amenazante ante la inminente llegada de una ola de calor pronosticada para el fin de semana.

Esta onda podría extenderse por varios días de acuerdo con la Oficina de Meteorología, que pronostica temperaturas por arriba de los 40 grados centígrados de viernes 26 al domingo 28.

La ola de calor llegará el lunes Nueva Gales del Sur, donde los bomberos se preparan para un incendio importante en las Montañas Azules, a una hora en coche de Sidney, la capital del estado.

Los incendios forestales afectan ya 25 mil hectáreas, han destruido 87 casas en las últimas horas, y siguen fuera de control cerca de los suburbios de Adelaida, haciendo infructuosos los intentos de más de 200 bomberos durante el día de Navidad para frenar la amenaza.

Los bomberos son mayoritariamente personas con poca experiencia, voluntarios no remunerados, quienes usaron excavadoras para construir líneas de contención alrededor de varias propiedades, mientras la policía llama a los residentes de la zona a irse hacia sitios más seguros.

Las condiciones de los incendios podrían empeorar a partir de la tarde del domingo hasta el martes, debido a las altas temperaturas de hasta 43 grados que han sido pronosticadas, así como a cambios en la fuerza y dirección de los vientos, y esta emergencia podría afectar las celebraciones de Año Nuevo el próximo martes en Sydney.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here