El cielo nocturno de casi todo el continente americano se verá iluminado entre el 7 y el 17 de diciembre de algo así como rayos fugaces de luz o “meteoros” de pequeñas partículas, “meteoroides” que se queman cuando se sumergen en la atmósfera.

Se trata de la última lluvia de meteoros de las Gemínidas en 2019. Se trata de una de las lluvias de estrellas más intensas y espectaculares que se registran en esta época del año, ya que junto con las Perseidas y las Cuadrántidas, es una de las más copiosas de cada año, pues presentan una caída en el firmamento de más de 120 meteoros por hora.

Quien quiera observar el fenómeno tendrá más posibilidades de hacerlo alejándose de las zonas urbanas.

Muchos investigadores tienen la hipótesis de que las Gemínidas en realidad formaban parte del asteroide rocoso conocido como 3200 Faetón, que pasa más cerca del Sol que cualquier otro asteroide identificado.

Según la NASA, ellos piensan que Faetón puede ser un cometa inactivo que ha acumulado un grueso manto de granos de polvo interplanetario que, a medida que se acerca al sol, se va descamando.

Pero hay otros, como Bill Cooke, de la Oficina de Medio Ambiente de Meteoroides de la NASA, que considera que el origen de las Gemínidas es otro.

“Hay otro objeto, el asteroide Apolo 2005 UD, que parece estar relacionado dinámicamente con Faetón y posee similitudes físicas. Algunos investigadores creen que 2005 UD, 3200 Faetón y las enormes cantidades de escombros que originan las Gemínidas, son todos productos de un objeto más grande que colapsó”, dijo a la NASA.

Se estima por parte de los expertos que México podría ser uno de los países desde donde mejor se puede apreciar las Gemínidas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here