La Unión Europea de Fútbol determinó castigar a Bulgaria con un partido a puerta cerrada como consecuencia de los incidentes racistas provocados por aficionados en el partido contra Inglaterra clasificatorio para la Eurocopa 2020.

Asimismo, el equipo búlgaro fue condenado a un segundo partido a puerta cerrada, el cual queda en suspenso durante 2 años a condición de que no se repitan los saludos nazis y los cánticos racistas.

Bulgaria jugará su último encuentro de clasificación para la Euro 2020, el 17 de noviembre contra la República Checa, en un estadio sin público, y las playeras de la selección tendrán que portar el lema ‘Not to racism’.

El encuentro de Bulgaria con Inglaterra fue disputado hace 2 semanas en Sofía y debió ser detenido 2 veces debido a los cánticos racistas de la afición local. Después del partido y con varios sectores del estadio clausurados por racismo, Krasimir Balakov, técnico de Bulgaria y Borislav Mihaylov, presidente de la federación, renunciaron debido a la presión del gobierno.

La policía búlgara detuvo a 4 sujetos por los incidentes racistas que provocaron conmoción en Inglaterra y críticas de varios futbolistas ingleses. Sterling, Rashford y Mings fueron los objetivos de los cánticos de la afición búlgara.

Para muchos, la sanción se quedó corta e incluso Bulgaria debió ser excluída de la Eurocopa, 2020.

La organización antirracista británica Kick It Out considera descorazonadorala decisión de la UEFA y advierte que “han perdido una oportunidad para lanzar un mensaje inequívoco contra el racismo y la discriminación”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here