Un jurado del Tribunal de Justicia de Filadelfia determinó que la empresa Johnson & Johnson debe pagar 8 mil millones de dólares en daños punitivos a un hombre que desarrolló senos después de que durante la niñez se le recetara Risperdal,  medicamento antipsicótico que produce la compañía.

Nicholas Murray,, hoy día con 26 años de edad, alegó que le crecieron los senos después de que sus médicos comenzaran a recetarle Risperdal en 2003 cuando era menor de edad, para tratar un trastorno del espectro autista.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos aprobó el medicamento en 1993 para el tratamiento de la esquizofrenia y los episodios de manía bipolar en adultos, y la empresa no advirtió sobre el riesgo de ginecomastia, que es el desarrollo de senos agrandados en los hombres, asociados con Risperdal, que a compañía comercializó para usos no aprobados en niños.

Para los abogados de Murray en un comunicado, “este jurado, al igual que otros jurados en otros litigios, una vez más impuso daños punitivos a una corporación que valoraba las ganancias más que la seguridad y los pacientes”.

En 2015, un jurado otorgó a Murray indemnización de 1,75 millones de dólares al dictaminar que J&J fue negligente al no advertir sobre el riesgo de desarrollar ginecomastia, y un tribunal estatal de apelaciones confirmó el veredicto en 2018, pero redujo la compensación a 68 mil dólares.

Por su parte, la compañía afirma que el monto actual de la compensación es “extremadamente desproporcionado” comparado con el inicial en el caso, y confían en que será revocado, veredicto que podría ser una señal de que Johnson & Johnson debe prepararse para más indemnizaciones por daños y perjuicios en otros casos relacionados con Risperdal.

La compañía enfrenta más de 13 mil demandas por comercializar este medicamento y por la falta de advertencias sobre sus riesgos para la salud de los adolescentes.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here