Una reciente investigación basada en datos recolectados por el róver Curiosity de la NASA, que explora la superficie de Marte, revela que los sedimentos del cráter Gale contienen altos niveles de sulfatos y sugiere que hace 3 mil 500 millones de años hubo depósitos de agua salada que se evaporaron debido a fluctuaciones climáticas.

Curiosity es el robot más grande aterrizado en otro planeta y utiliza 17 cámaras. Fue lanzado en noviembre de 2011 y llegó a Marte a en agosto de 2012. El róver aterrizó en el cráter Gale, cuya estructura es de especial interés porque tiene una montaña alta en su mitad, con muchas capas de roca que permiten estudiar la historia del agua en el planeta rojo.

De acuerdo al estudio publicado en la revista Nature Geoscience, los expertos han analizado las mediciones realizadas por el Curiosity en ese punto de Marte, y descubrieron restos de un sistema de lagos y arroyos con gran cantidad de sales, sobre todo sulfatos de calcio y de magnesio, que desapareció cuando el ambiente marciano pasó a convertirse en el desierto helado que es ahora.

Las sales fueron encontradas en una sección de rocas llamada “Isla Sutton”, a una altura de 150 metros, y los científicos comparan este territorio con el Altiplano de América del Sur, donde lagos salinos son alimentados por arroyos y ríos de montaña y se ven influenciados por los cambios climáticos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here