Benny Gantz, ganador de las elecciones del pasado 17 de septiembre, no ve con buenos ojos gobierno de coalición liderado por el primer ministro Benjamin Netanyahu, quien, se declaró decepcionado y sorprendido.

Netanyahu trata de mantenerse en el cargo luego de las elecciones parlamentarias israelíes, de las cuales ningún partido salió con mayoría suficiente para formar gobierno, por lo que el primer ministro invitó a su contrincante, Benny Gantz, a discutir un Gobierno de coalición.

Los resultados, contado un 97% de los votos, del escrutinio legislativo dan al Likud de Netanyahu 31 escaños, frente a 33 para el partido “Alianza Azul y Blanco”, del exgeneral Benny Gantz, ambos lejos de la mayoría absoluta en el Knesset, la cámara israelí que funciona 120 representantes y en la que se necesitan 61 escaños para conformar gobierno.

Gantz, ex general y líder del movimiento Azul y Blanco, se pronunció a favor de un gobierno de unidad pero rechaza la idea de una coalición liderada por Netanyahu.

“No cederemos a ningún dictado” respondió Gantz en una rueda prensa.

Netanyahu declaró horas antes que llamó a la formación de un gobierno de derecha, “pero desafortunadamente los resultados electorales muestran que esto no es posible, y la gente no decidió entre los dos bloques (…) no hay más remedio que formar un gobierno de unidad, lo más amplio posible”.

Netanyahu, el gobernante que más ha durado en el cargo de primer ministro con de 13 años, está ante una real posibilidad de dejar el puesto, perdió apoyo en comparación con las elecciones de abril y, ahora su intento de coalición fue rechazado.

Sumando los potenciales aliados de cada bloque, los partidos religiosos o de ultraderecha para Benjamin Netanyahu, y las formaciones izquierdistas o árabes para Benny Gantz, el contador caería a apenas unos 55 diputados para cada grupo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here