España no piensa de inmediato en nuevas elecciones, y el rey Felipe VI dijo este viernes que no iniciará “por el momento” las consultas con los representantes de los grupos políticos presentes en el Congreso, para dar margen para que se realicen negociaciones entre las diferentes formaciones políticas.

En un comunicado, la Casa Real española dio a conocer lo anterior luego de que el monarca recibiera a la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, quien le informó el resultado de la votación en la que el socialista, Pedro Sánchez, no logró ser investido como presidente del Gobierno.

La monarquía señala que la decisión obedece a que “las formaciones políticas puedan llevar a cabo las actuaciones que consideren conveniente a los efectos de lo previsto en el artículo 99 de la Constitución”, que se refiere a los nombramientos de los presidentes de Gobierno y establece que si un candidato no logra el respaldo del Congreso, “se tramitarán sucesivas propuestas en la forma prevista”.

Más aún, sostiene que antes de que termine el plazo de 2 meses contemplados en la norma desde la primera votación de investidura celebrada el  23 de julio, “el Rey realizará nuevas consultas”, para constatar si puede proceder a “proponer un candidato a la Presidencia del Gobierno que cuente con los apoyos necesarios”.

Si se agota el plazo y nadie consigue respaldo de la Cámara se procedería a la convocatoria de nuevas elecciones generales a celebrarse el domingo 10 de noviembre.

El presidente en funciones, Pedro Sánchez, declaró anoche tras perder la votación en el Congreso para ser investido presidente del Gobierno, que “España no tiene que verse abocada a elecciones el próximo 10 de noviembre”, en tanto que el otro partido de peso en el Congreso, Unidos Podemos, llama a Sánchez a no esperar hasta agosto y negociar con ellos una alianza que le permita la investidura.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here