El gobierno de Sri Lanka afirmó este lunes que los 8 atentados ocurridos el domingo contra iglesias y hoteles en el país, pudieron ser obra de un grupo islamista local llamado National Thowheed Jama’ath, y a decir del vocero del régimen, Rajitha Senaratne, se piensa que  “hubo una red internacional detrás, sin la cual estos ataques no habrían tenido éxito” si hubiesen sido planificados por solo un grupo local.

Así, el presidente Maithripala Sirisena dijo en un comunicado que solicitará la colaboración internacional para seguir la pista de la conexión exterior de los terroristas, toda vez que la complejidad de los ataques refuerza la hipótesis de presencia extranjera

Según The Washington Post, funcionarios de Sri Lanka facilitaron al diario un informe policial de 3 páginas fechado el 11 de abril donde se advertía de uno o dos posibles ataques suicidas de un grupo extremista contra iglesias católicas.  En el documento, aparecían los nombres de varios militantes del NTJ, incluido su líder, un tal Mohamed Zaharan.

La información del Post coincide con declaraciones de 2 ministros de Sri Lanka en el sentido de que el Gobierno disponía de información de inteligencia sobre la posibilidad de ataques terroristas.

El ministro de Telecomunicaciones, Harin Fernando, dijo en su cuenta de Twitter que “algunos oficiales de inteligencia estaban advertidos. Por lo tanto, hubo un retraso a la hora de emprender acciones. Hay que tomar medidas serias respecto al hecho de que esta advertencia fue ignorada”. Agregó que su padre había oído rumores sobre la posibilidad de un ataque terrorista y le advirtió que no acudiera a ninguna de las iglesias más populares el Domingo de Resurrección.

Otro ministro, Rajitha Senaratne, responsable de Sanidad, ha revelado que las advertencias se conocían desde el 4 de abril y acusa que debido a una gran descoordinación, ni el primer ministro Ranil Wickremesinghe ni los miembros de su gabinete se enteraron.

El ministro de Defensa, Ruwan Wijewardena, informó hoy que la mayoría de las explosiones fueron obra de un atacante suicida en cada sitio, a excepción del hotel Shangri-La, en Colombo, donde actuaron 2.

La Policía esrilanquesa reportó este lunes la explosión de una camioneta junto a una de las iglesias objetivo de los atentados. El estallido se produjo durante una operación de desactivación de una bomba, sin que hubiera heridos

De igual forma, fueron localizados 87 detonadores en una estación de autobuses de la capital. situada a medio camino entre los hoteles y la iglesia donde el domingo se registraron explosiones.

Horas antes, en su última actualización de asesoramiento de viajes a ese país, el Departamento de Estado de Estados Unidos. advirtió que Sri Lanka puede volver a ser blanco de ataques terroristas, y pidieron a sus ciudadanos a tener mucho cuidado en Sri Lanka, evitando acudir a parques, eventos deportivos y culturales.

Según el Departamento de Estado, otros blancos pueden ser lugares concurridos como centros de transporte, mercados y centros comerciales, además de hoteles, clubes, restaurantes y lugares de culto.

El presidente de Sri Lanka, Maithripala Sirisena, declarará una emergencia en todo el país desde la medianoche de este lunes. Según un comunicado emitido por la oficina presidencial, la medida se limitará a la lucha contra el terrorismo y no afectará a la libertad de expresión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here